EL DESAFIO DEL ASTROLOGO

La astrología se la define como la Ciencia o arte de realizar, por medio de la observación del firmamento, todo género de predicciones sobre el destino de los seres humanos partiendo de la influencia que los astros ejercen, juntos o por separado, sobre el planeta y sobre quienes vivimos.

Sin embargo no solo se la ha criticado, juzgado condenado y perseguido sino que está cobrando nuevos bríos como una alternativa más humana ante el violento avance de la tecnología y del materialismo.

Es natural que ante el auge científico que estamos inmersos, la humanidad se incline cada vez más por las prácticas contempladas desde antaño.

Ha crecido el interés por las filosofías orientales, los fenómenos psíquicos, la alquimia y la astrología. Se han publicado tantos libros sobre estos temas y tanta gente se ha interesado al respecto con ello.

Es de suponer que acaso lleguen a reconciliarse pronto con la sabiduría popular, la astrología seria y el saber científico.

Pero para que esto suceda será preciso eliminar de la astrología los estados de superstición que ha venido arrastrando por culpa de quienes nunca pudieron aplicarla con sentido común y honestidad.

Existen incontables caminos en la búsqueda de videncias acerca de distintos modelos dentro del mundo de la naturaleza y de las funciones del crecimiento del hombre, la Astrología es uno de los senderos de investigación e interpretación de la vida.

Cualquier persona razonablemente escéptica difícilmente no se de cuenta de la coherencia espiritual o científica de la astrología, en el curso de un objetivo y profundo estudio de sus principios.

La astrología ha servido de estímulo a profundos pensadores y científicos, durante miles de años, sin embargo todavía se halla condenada o tildada de burda tontería o de mero disparate por quienes jamás la han estudiado, la ignorancia enjendra el prejuicio y contra el prejuicio no hay remedio decía Eloy Dumon, de ahí que sea necesaria la discusión inteligente y el cambio de opinión con quienes han aprendido a manejarla, porque ello promueve nuevos pensamientos sobre antiguas ideas, cuyo desafío ningún buen astrólogo debería eludir.. Pero es malgastar el tiempo ocuparse en explicar o convencer a quien no ha estudiado astrología y tampoco quiere conocer la verdad y se cierra a nuevas ideas.

Recordemos la clásica observación que hizo Isaac Newton cuando su amigo, el astrónomo Halley le preguntó de manera despreciativa acerca de su interés por la astrología. Newton le contestó " Señor , yo la estudié, Ud. no"

Hubo en el pasado gente excepcional que supo dar a conocer todo lo que había sucedido en sus tiempos, o lo que habían realizado sus contemporáneos con respecto a esta Ciencia Arte, gracias a ellos con sus testimonios y sabiduría, cada vez nos perfeccionamos más...


[Volver]